top of page

Cultura emocional y social de la menopausia

Parte II


En el artículo anterior hablamos de que la menopausia es mucho más que una etapa fisiológica, es una fase emocional muy importante.

Pero actualmente la menopausia se ve opacada por la herencia cultural negativa, relacionada con preconceptos en relación a la mujer y a lo que supone envejecer. Primero porque este último concepto, en nuestra mente resuena como "fecha de validez", fecha de caducidad.

No comprendemos que el verdadero significado de envejecer, es madurar, es alcanzar una etapa de plenitud y sabiduría interna, personal; no se trata de que dejes de ser "útil", todo lo contrario.

En esta etapa, tu cuerpo y mente se preparan para la fase más tranquila donde estás preparada para compartir tu experiencia y nutrir a mujeres más jóvenes. Es la etapa de dejar semilla y de cuidar tu propia semilla de crecimiento interno, de descubrimiento, con la menopausia no pierdes nada, ganas.

Ganas tiempo de calidad y libertad para reaprender a cuidarte. El primer paso para esto es aceptarte; aceptar tu naturaleza; que no es otra que los ciclos. Los seres humanos somos cíclicos, pasamos por diferentes etapas de crecimiento y aprendizaje; pero las mujeres más todavía. No somos lineales, nada en nuestro cuerpo lo es, la mujer es cíclica, los cambios de nuestro cuerpo lo son; la menopausia es uno de estos ciclos.

Crecemos con la falsa creencia y el preconcepto de "permanencia", todo tiene que mantenerse igual para ser perfecto, pero para nada es así, todo lo contrario.

Este concepto va en contra nuestra naturaleza.

Esto nos lleva a los ideales de belleza que rodean a la mujer, necesita ser perfecta en todo momento. Perfección entendida desde los cánones de la belleza y no desde la aceptación. Este ideal, hace que la mujer se rechace y rechace los cambios de su cuerpo, el envejecimiento como proceso natural y la aparición de la menopausia. Esto lleva a que nos alejemos de la naturaleza del cuerpo, buscando esa permanencia de una "belleza" juvenil, en muchos casos a como dé lugar. Pensando que aparentar ser X años más joven es un logro y que con ello ignorará o disimulará los cambios. Esto no es otra cosa que una manifestación de negación de ella misma.

Este concepto de la sociedad occidental, esta herencia genera una barrera de miedo, desconocimiento, desvalorización, rechazo y negación que no permite que la mujer disfrute de esta nueva etapa, porque en su mente, todo está asociado a aspectos negativos, lo que resuena en su mente como "estar acabada", en muchos de los ámbitos.

Todo esto ha provocado que la menopausia, en un porcentaje elevado de los casos sea "sinónimo" de sentirse perdida, porque esta "construcción social", la lleva a tener miedo de los cambios, porque para ella están asociados a la pérdida de parte de su identidad, cuando se trata precisamente de todo lo contrario: descubrirte, cuidarte y disfrutarte.

Pero como nunca lo has hecho de verdad hasta ese momento, es más difícil enfrentarse con la idea de cuidar primero de ella, darse prioridad y cuidarse emocional, física y nutricionalmente hablando. Cuidarte de verdad, no desde el miedo de perderte sino desde el privilegio de encontrar una parte nueva de ti.

Menopausia no es sinónimo de enfermedad, "fecha de caducidad" o abandono.

Es sinónimo descubrimiento, aprendizaje, crecimiento constante y cuidado. Porque en eso consiste la naturaleza del cuerpo de la mujer.

Si necesitas asesoramiento para vivir tu cuerpo y menopausia de forma diferente, con las consultas online, te ayudo a lograrlo.




Yolanda Castillo

Comentários


bottom of page