top of page

La menopausia no es una enfermedad

Parte I


Te sorprende el título?

Veo con frecuencia como mujeres a partir de los 40 años viven con recelo la espera de la menopausia como si fuese su "fin", desde el ocultismo, porque lo asocian a una "enfermedad" por la que van a pasar sí o sí, pero también desde la vergüenza, porque la menopausia todavía sigue siendo un tabú. Rompamos este tabú.

La menopausia no es una enfermedad, es un nuevo ciclo, una nueva etapa en la vida de la mujer. Marca un cambio que se suele alcanzar entre los 43- 45 años y los 55 años, no solo biológicamente hablando, sino también desde el ámbito emocional.

Qué sucede físicamente en el cuerpo?

La menopausia se identifica con la fase de cambio y transición entre la etapa reproductiva (fisiológicamente hablando) y la no reproductiva. El cuerpo de la mujer cesa la actividad ovárica y de esta forma también la menstruación.

Por este motivo, la mayoría de las mujeres esperan la aparición de los famosos "síntomas", médicamente conocidos como el síndrome climatérico: sofocos, irritabilidad, cambios bruscos de humor, cansancio, insomnio, sequedad vaginal, pérdida de líbido y un largo etc.

Como decíamos, la menopausia está rodeada y es un gran tabú, por eso existe desconocimiento sobre ella.

Es una etapa natural en la vida de la mujer, y por ello, la naturaleza del cuerpo, no busca que sea vivida desde el sufrimiento, sino con naturalidad y equilibrio.

Por eso, a pesar de que hemos aprendido que los síntomas del síndrome climatérico se deben a la deficiencia de estrógenos que resulta del cese de la actividad ovárica, debemos saber que el estrógeno no es la única hormona fabricada por los ovarios, ya que los andrógenos (testosterona o progesterona entre otras), también son producidas por los ovarios.

Así que, el bienestar y el equilibrio en la menopausia no depende solamente de la producción de estrógenos, sino de todas ellas. Lo que no nos han contado, es que existen otros órganos y glándulas que también producen estas hormonas de las que hablamos, como las glándulas suprarrenales, el cerebro, glándula pineal o la piel.

Cuando la producción de estrógenos cesa en los ovarios, el organismo duplica la producción de hormonas andrógenas para compensar, ya que estas pueden actuar como los estrógenos, de esta forma es más sencillo para la mujer relacionarse con las alteraciones hormonales de esta nueva etapa.

La cuestión es, si biológicamente nuestro cuerpo está preparado para esta nueva etapa de una forma equilibrada y natural, porque más del 85% de las mujeres "sufre" con los síntomas del síndrome climatérico?

No existe un factor, existen varios. El primero es que el nuevo ciclo que representa la menopausia no es solamente un factor biológico, sino que también está condicionado por aspectos emocionales, sociales y culturales.

El factor nutricional también juega un papel clave para la forma como se manifiesta la menopausia. No se trata de cuidar o cambiar la alimentación en este ciclo, para que exista un equilibrio hormonal, sino de prevención, de nutrirnos de forma preventiva para no desajustar el sistema endocrino.

Aún así, nutrirnos adecuadamente en esta etapa es primordial.

Otro de los factores detonantes es el agotamiento de las glándulas suprarrenales (recordemos que proporcionar el apoyo hormonal necesario en esta nueva etapa). Cuando están agotadas, no consiguen sustituir gradualmente la producción hormonal; esto hace que en muchos casos aparezcan síntomas de agotamiento, cansancio y el síndrome climatérico.

Te gustaría vivir una menopausia saludable?

Para eso es necesario realizar cambios responsables en los aspectos mencionados, entender que la menopausia no es sinónimo de enfermedad, sino de alcanzar una nueva etapa emocional, personal y socio-cultural, etapa que no tiene nada que ver con tabú, sino con reconocimiento y plenitud.

Si quieres prepararte para esta, o vivirla accionando los cambios necesarios infórmate sobre las consultas.

Tu cuerpo es naturaleza, recuérdalo.




Yolanda Castillo

Comments


bottom of page